ESTILOS DE VIDA DEL PERSONAL DE ENFERMERIA QUE TRABAJA EN LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES.

ESTILOS DE VIDA DEL PERSONAL DE ENFERMERIA QUE TRABAJA EN LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES.

 

Pedro Montero1, Sabrina Sanchez1, Norma De Celis1, Celia Gimenez1, Verónica Barrios1 y col.1.

Los alumnos de la carrera “Profesionalización en Enfermería” dependiente de la Universidad I Salud, realizaron en el último cuatrimestre del 2012, un estudio de investigación sobre los “Estilos de vida del personal de Enfermería”, como actividad práctica de la materia Epidemiología y Estadísticas.

RESUMEN. OBJETIVO: Obtener conocimientos sobre los estilos de vida del personal de Enfermería que trabaja en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.(C.A.B.A.) MÉTODOS: estudio descriptivo, transversal. Docente (1) y alumnos (20) de la materia Epidemiología y Estadísticas de la carrera Profesionalización en Enfermería dependiente de la Universidad I Salud, realizaron, como actividad práctica de la materia, una encuesta a 168 enfermeros/ras que trabajaban en 15 instituciones privadas de la C.A.B.A. Se estudiaron las variables: a) sobrepeso/ obesidad b) sedentarismo c) tabaquismo. Se comparó con datos nacionales. Se verificó la asociación sedentarismo- tiempo libre (disponible).

RESULTADOS: El 66% eran de sexo femenino y el 34% de sexo masculino. El 39% tenía sobrepeso y el 19% obesidad. El 70% no realizaba ninguna actividad física y el 27% era tabaquista. El personal de enfermería presenta un 3.6% más de sobrepeso y un 1% más de obesidad que la prevalencia nacional del 2009 (35.4% y 18% respectivamente). Y un 15% más de sedentarismo que datos nacionales del 2009 (55%). No hay diferencia significativa en el consumo de cigarrillos comparado con la media nacional (27.1%). No hubo asociación entre sedentarismo y el factor tiempo libre, ya que el 78% de las enfermeras tenían un (1) solo trabajo. CONCLUSIONES: El personal de enfermería de la C.A.B.A. no incorporó estilos de vida saludables, pese al conocimiento que le ha dado la formación profesional. Se deberían implementar diversas estrategias para revertir esta realidad y disminuir la morbi-mortalidad asociada.

 

PALABRAS CLAVE: Estilos de vida  – Obesidad – Sobrepeso – Sedentarismo – Tabaquismo – Morbilidad – Mortalidad.

1Epidemiología y Estadísticas de la carrera Profesionalización en Enfermería. Universidad ISalud. Buenos Aires. Argentina.

Pedro Montero                                             Correo electrónico:  pmontero@live.com.ar

Sabrina Sánchez                                          Correo electrónico: poly_sweet87@hotmail.com

 

 

 

Introducción

El origen del concepto “estilo de vida” se remonta a finales del siglo XIX y fue abordado por filósofos y sociólogos como “Karl Marx” y “Max Weber”. Ellos ofrecieron una visión sociológica, enfatizando las determinantes sociales de su adopción y mantenimiento. “Karl  Marx” entiende que el estilo de vida es un producto de las condiciones socioeconómicas a las que se hayan sometido los individuos. Según “Max Weber” el estilo de vida está constituido por dos elementos: la conducta vital y las oportunidades vitales. La conducta vital es definida como las elecciones que realizan los individuos en su estilo de vida y las oportunidades vitales constituyen la probabilidad de realizar tales elecciones en base a su posición socioeconómica. Weber aunque enfatiza la importancia de los condicionantes sociológicos ofrece cierto margen de libertad al individuo en su comportamiento (Abel, 1991).

El estilo de vida saludable es un conjunto de patrones de conductas relacionadas con la salud, determinado por la elecciones que hacen las personas, de las opciones disponibles acordes con las oportunidades que les ofrece su propia vida (1).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en 1986 el estilo de vida” como “una forma general de vida basada en la interacción entre las condiciones de vida en un sentido amplio y los patrones individuales de conducta determinados por factores socioculturales y características personales”(2).

En epidemiología, el “estilo de vida”, hábito de vida o forma de vida es un conjunto de comportamientos o actitudes que desarrollan las personas, a veces  saludables  y otras nocivas para la salud(3).

Las enfermedades no transmisibles constituyen actualmente más del 60% de las causas de mortalidad, morbilidad y discapacidad en todo el mundo.

La mala alimentación, la obesidad, el consumo de tabaco, la presión arterial elevada, el sedentarismo, el estrés negativo, el burnout, entre otros factores psicosociales, son algunos de los factores de riesgo más importantes que propician la aparición de las enfermedades no transmisibles.

Los cambios producidos, sociales y económicos, en los estilos de vida de las personas han supuesto la aparición de lo que hoy en día llamamos epidemias del siglo XXI como la obesidad, que llega a afectar al 30% de la población infantil en países industrializados, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial o las dislipemias o el incesante incremento de factores de riesgo conocidos desde hace tiempo como favorecedores, cuando no provocadores, de múltiples enfermedades como la patología cardiovascular, cáncer y otras muchas.

De tal manera nos afectan los estilos de vida que pudieran justificar más del 60% de las causas de muerte actualmente y estar implicados en la mayoría de los procesos mórbidos. Si fuésemos capaces de actuar frente a los factores de riesgo provocados por hábitos insanos podríamos disminuir la morbi-mortalidad hasta en un 60%.

Objetivos

Los objetivos de este trabajo fueron: a) conocer los “estilos de vida” del personal de Enfermería  b) compararlo con los datos nacionales y c) verificar la asociación de la variable “sedentarismo” con el factor tiempo libre/disponible.

Variables

Se decidió estudiar variables representativas del proceso Salud-Enfermedad, que pudieran ser modificadas por el individuo y  que  permitieran la comparación con datos estadísticos de Argentina. Las variables elegidas fueron las siguientes:

  1. Sobrepeso-obesidad
  2. Sedentarismo
  3. Tabaquismo

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Son producto de una alteración en el balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas.

Para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos, se utiliza frecuentemente el índice de masa corporal (IMC), que es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

De acuerdo a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS)(4):

  • Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso.
  • Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.Además del peso, es importante detectar el lugar donde se acumula la grasa. En el hombre es más frecuente su distribución abdominal y en la mujer a nivel de la cadera. La distribución abdominal de la grasa se evalúa a través de la medición del perímetro de cintura.

Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles como:

  • Cardiovasculares (principalmente cardiopatías y accidentes cerebro-vasculares);
  • Diabetes;
  • Trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis);
  • Algunos cánceres (del endometrio, de mama y de colon).La prevalencia nacional de sobrepeso y obesidad fue del 34,5% y 14,6% respectivamente, en el 2005(5). Y del 35,4% y 18,0 % respectivamente en el 2009(6).

El sedentarismo puede definirse como: “una forma de vida con poco movimiento”. El nivel mínimo recomendado equivale a realizar actividad física intensa durante 20 minutos 3 días a la semana. O 30 minutos de actividad moderada o caminata 5 días a la semana.

La estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud de la Organización Mundial de la Salud y su adaptación para América Latina y el Caribe a través de la Organización Panamericana de la Salud recomienda, para la población adulta, realizar un nivel mínimo de 30 minutos de actividad física regular, de intensidad moderada la mayor cantidad de días de la semana.

Las actividades moderadas se consideran a aquella que requieren respirar algo más rápido y realizar algún esfuerzo (por ejemplo, andar en bicicleta lentamente, natación recreativa, etc.).

Las actividades intensas son las que requieren respirar mucho más rápido y realizar un esfuerzo físico mayor (por ejemplo, correr, fútbol, tenis, etc.).

Según la OMS, la inactividad física es la cuarta causa de muerte por enfermedades no transmisibles (ECNT) en todo el mundo (cardiopatías, accidentes cerebro-vasculares, diabetes y cáncer)

En Argentina la cantidad de gente que no hace ejercicio trepó del 46,2 en el 2005(5) al 54,9% en el 2009 (6).

El tabaquismo es uno de los más importantes factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Es la principal causa de enfermedad y muerte evitable en la mayoría de los países. La mortalidad atribuible al tabaquismo, se produce básicamente por cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y enfermedades vasculares.

El consumo de tabaco es un factor de riesgo presente en 6 de las 8 causas de muerte principales en el mundo . Se estima que en el año 2015 el tabaco será responsable del 10% de las muertes del mundo (matando 50% más personas que el SIDA).

En Argentina, el consumo de tabaco mata aproximadamente 40 mil personas al año y causa el 16% de todas las muertes cada año (10).Si bien la prevalencia de tabaco en Argentina, ha ido descendiendo en los últimos años, la misma continúa siendo una de las más elevadas de América Latina(11).En Argentina, la prevalencia del tabaquismo disminuyó del 29.7% en el 2005(5) a 27.1% en el 2009(6).

La OMS ha establecido el Plan de acción 2008-2013 de la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles. El plan de acción se basa en el Convenio Marco de la OMS para el control del Tabaco y la Estrategia mundial de la OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud, y proporciona una hoja de ruta para establecer y fortalecer iniciativas de vigilancia, prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles.

Población

Como los alumnos trabajaban en quince (15) Instituciones de Salud privadas de la C.A.B.A. se decidió que la población a estudiar sea el personal de Enfermería que estaba trabajando en esas Instituciones, por la viabilidad de obtener los datos de la muestra.(muestra por conveniencia).

Tipo de estudio

Descriptivo, transversal.

Material

Se confeccionó una encuesta para recolectar los siguientes datos:

Enfermero/a (grado-título), sexo, edad, número de trabajos, antigüedad en el mismo, horas de viaje(ida/vuelta), talla, peso, actividad física, consumo de cigarrillos por día.

Métodos

Cada alumno encuestó a diez (10) enfermeros/ras en su lugar de trabajo. Para la elección de los enfermeros/as a encuestar se recomendó a los alumnos que fuera lo más aleatorio (azar) posible. Algunos alumnos hicieron papelitos con todos los nombres y eligieron diez al azar. Otros tuvieron que elegir a los diez porque era el total de la muestra. Otros eligieron cinco de una noche y cinco de la otra, etc, pero siempre evitando ejercer sesgo sobre la elección de la población a encuestar.

Algunos alumnos completaron las encuestas con los datos que informaban los enfermeros/as y otros les dejaban las encuestas y después pasaban a retirarlas.

Siempre se aclaraba que los datos que registraban eran anónimos y que tenían la posibilidad de decidir no participar. (hubo muy pocos enfermeros/as que decidieron no participar de la encuesta).

Para sacar el el IMC se calculó según la fórmula de la OMS. Dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

El docente confeccionó un Excel con todas las variables. En clase se cargaron el 50% de los datos. El 50% restante fue completado por los alumnos fuera del aula. Una alumna actuó como líder recolectando de cada alumno los datos faltantes. Luego los pasó al Excel utilizado por el docente, cumplimentando así el 100% de los datos vertidos en este estudio.

Para realizar la comparación con datos nacionales se utilizaron los trabajos realizados por el Ministerio de Salud de la Nación Argentina:

La Primera y la Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo para enfermedades no transmisibles realizadas en el 2005 y 2009 respectivamente.

Resultados

Se lograron encuestar a 168 enfermeros/as. El 40% (67) eran auxiliares, el 36% (60) profesionales, el 18% (30) licenciados y el 7% (11) estudiantes.

Según el sexo, el 66% (111) eran del sexo femenino y el 34% (57) masculino.

Según la edad, el 34% (57) tenía entre 30 y 39 años. El 26% (44) entre 40 y 49. El 25% (42) entre 20 y 29. El 11% (19) entre 50 y 59. Y el 4% (6) menos de 20 años.

Según el número de trabajos, el 78% (131) tenía un solo trabajo. El 20% (34) dos trabajos y el 2% (3) tres trabajos.

Según la antigüedad en años en el trabajo, el 64% (108) tenía menos de 10 años. El 18% (31) entre 10 y 19. El 14% (24) entre 20 y 29. Y el 3% (5) entre 30 y 39 años.

Según el tiempo dedicado a viajar (ida/vuelta) por día, el 38% (63) le dedicaba entre 1 a 2 hs. El 38% (63) de 2 a 3 hs. El 16% (27) de 3 a 4 hs. y el 8% (16) de 4 a 5 hs.

Según el IMC, el 42% (70) tenían peso normal. El 39% (66) sobrepeso. Y el 19% (32) obesidad.

Según la actividad física, el 70% (118) no realizaba  ninguna actividad física. El 30% (50) restante realizaba algún tipo de actividad física en forma irregular.

Según el consumo de tabaco, el 73% (122) refería no fumar. Y el 27% (46) restante  que fumaba entre 10 y 30 cigarrillos por día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla. Comparación de las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo 2005/2009          con las variables medidas en el Personal de Enfermería de la C.A.B.A. en el 2012.

 

 SOBREPESO

%

 OBESIDAD

%

 SOBREPESO + OBESIDAD %  SEDENTARISMO

%

 TABACO

%

E.N.F.R. 2005

 

34.5 14.6 49.1 46.2 29.7
E.N.F.R. 2009

 

35.4 18.0 53.4 54.9 27.1
P.E.C.A.B.A. 2012

 

 39.0  19.0  58.0  70.0  27.0
Diferencia %

 

 >3.6  >1.0  >4.6  >15.1 <0.1

E.N.F.R. Encuesta Nacional de Factores de Riesgo  realizadas por el Ministerio de Salud de la Nación Argentina.

P.E.C.A.B.A. Personal de Enfermería de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

 

 

 

 

Gráfico:
Comparación  de las variables 1) Sobrepeso/obesidad 2) Sedentarismo 3) Tabaquismo
entre las encuestas nacionales del 2005 y 2009 con el Personal de Enfermería  CABA 2012
Fuente:
E.N.F.R. 2005 Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del 2005. Ministerio de Salud.
E.N.F.R. 2009 Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del 2009. Ministerio de Salud.
P.E.C.A.B.A. Personal de Enfermería de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires 2012.

 

Conclusiones

Pese al conocimiento que tiene el personal de Enfermería sobre la prevención y promoción de la salud, no ha podido incorporar, estilos de vida saludables.

El 58% (98) tiene sobrepeso-obesidad.

El 70% (118) no realiza ninguna actividad física.

El 27% (46) consume cigarrillos.

Comparando con datos nacionales (DN) del 2009, el personal de enfermería (PE) de la C.A.B.A. tiene:

  • Un 4,6% más de sobrepeso-obesidad. (DN 53,4% vs  PE 58%)
  • Un 15% más de sedentarismo.           (DN 55.0% vs  PE 70%)
  • El mismo índice de tabaquismo.         (DN 27.1% vs PE 27%) Dificultades y limitaciones del estudioFalta de experiencia del grupo. Los alumnos nunca habían realizado un estudio de investigación. El docente, algunos pocos.No se midió la circunferencia abdominal para completar el IMC. Recomendaciones
  • No se evaluó a otro personal de salud para realizar comparaciones. (ejemplo: médicos, administrativos, mucamas, etc.).
  • No se unificó el procedimiento de muestreo. (ejemplo: que todos los alumnos después de haber registrado en papelitos individuales, todos los nombres de los posibles encuestados, hubieran elegido diez (10) al azar.)
  • Poco tiempo para realizar el estudio. Siete clases de 2 hs. cátedra (45’ c/u) para explicar todos los pasos, objetivos, realizar la encuesta, tabular los datos y sacar las conclusiones.
  • El sedentarismo no estuvo asociado al tiempo disponible, porque el 78% tenía 1 solo trabajo (8 hs) y el 92 % le dedicaba a viajar por día entre 1 y 4 hs. (máximo). Por lo tanto si le dedicara 8 hs. al descanso y 3 hs. a otras actividades (estudio, actividades sociales, recreación, etc.) igual le seguiría quedando 1 hora disponible para dedicarlo a realizar alguna actividad física.
  • Todos las Instituciones de Salud deberían de tener convenios con gimnasios cercanos donde el personal pueda realizar actividades físicas sin costo.
  • Debería ser extensivo al resto de la población, en especial a niños y adolescentes.

 

Bibliografía

1 . Cockerham WC. New directions in health lifestyle research. International Journal of Public Health. 2007;52(6):327-8.

2 . Kickbusch I. LIFE-STYLES AND HEALTH. Social Science & Medicine. 1986;22(2):117-24.

3 . Lalonde M. A new perspective on the health of canadians – a working document. Ottawa: Minister of Supply and Services of Canada; 1974.

4 . WHO expert consultation. Appropriate body-mass index for Asian populations and its implications for policy and intervention strategies. The Lancet, 2004; 363:157-163.

5 . Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2005.(ENFR).Ministerio de Salud de la Nación  Argentina.

6 . Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, para Enfermedades no Transmisibles.(ENFR) Ministerio de Salud. Presidencia de la Nación Argentina. 2009.